Brackets linguales, 5 razones para no usarlos.

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

En un mundo en el que los tratamientos de ortodoncia van mejorando, los brackets linguales han quedado en el pasado, te decimos porqué.

Cuando hablamos de tratamientos de ortodoncia se nos viene a la mente una sonrisa detrás de aparatos de metal pero no siempre es así. Los brackets linguales fueron la solución perfecta para todos aquellos que buscaban mejorar su sonrisa pero que deseaban mantener la discreción y cuidar la estética.

Se trata básicamente de brackets que van colocados por dentro de los dientes, es por eso que, a simple vista, no son visibles.

Hoy en día existe otra opción de ortodoncia que brinda los mismos beneficios estéticos pero sin las desventajas que han llevado a los brackets linguales a quedar en el pasado: invisalign.

Pero ¿de qué hablamos cuando decimos “desventajas de los brackets linguales”? Aquí enumeramos las 5 principales:

  1. Son incómodos para tu lengua: no importa el material del que estén fabricados o que sean personalizados, hay algo pegado a tus dientes y tu lengua lo nota. Debido al roce del aparato con tu lengua, pueden aparecer heridas o llagas bucales.
  2. Dificultan el aseo de los dientes: este es un punto muy importante ya que el hecho de que los brackets linguales estén colocados en la cara posterior de tus dientes dificulta que puedas limpiarlos porque es difícil visualizar el interior de tu boca para asegurarte de que no hay restos de comida que se puedan acumular y resulten en un problema bucal.
  3. Es un tratamiento tardado: su duración oscila entre los 18 meses y los dos años de tratamiento.
  4. Es necesario asistir a citas con el ortodoncista: como cualquier tratamiento convencional, exigen la revisión periódica de un ortodoncista y en el caso de los brackets linguales estas citas son más largas.
  5. Tendrás que privarte de ciertos alimentos: esto podrá parecer mínimo pero dejar de disfrutar de tu dulce favorito por miedo a despegar un bracket, supone una desventaja para muchas personas.


Sin duda los brackets linguales funcionan y son una opción estética pero ya no son la mejor opción en el mercado. Ahora existe invisalign, un novedoso tratamiento de ortodoncia que no requiere brackets ya que se conforma por una serie de guardas que el paciente usa diariamente y se retira solamente para comer y para asear sus dientes, lo cual permite que la limpieza bucal no se vea afectada.

El tratamiento dura entre 9 y 18 meses, es por eso que es el más rápido del mercado y requiere muy pocas citas con el ortodoncista. Has clic aquí para conocer más de Invisalign. Además de que, contrario a lo que se podría pensar, Invisalign es capaz de solucionar hasta los problemas de ortodoncia más complicados, como sobremordida y dientes apiñonados. Existen miles de casos de éxito alrededor de este tratamiento, haz clic aquí para leerlos.

Si quieres iniciar un tratamiento de ortodoncia y buscas que sea efectivo y discreto, es importante tomar en cuenta que los brackets linguales ya no son la opción más novedosa y cómoda que existe.

Agenda consulta gratis