Tipos de pasta de dientes

Tal vez sientas que tienes hipersensibilidad dental más que acumulación de sarro en tus dientes, pero ¿sabías que existen diferentes tipos de pastas de dientes? Cada una diseñada para tratar casos específicos.

 

Aquí te explicamos para qué sirve cada una:

Pasta blanqueadora: contiene sustancias que ayudan a eliminar manchas que aparecen en tus dientes. Este tipo de pastas suelen contener entre 1% y 15% de peróxido de hidrógeno.

 

Pasta para dientes sensibles: ayuda a crear una barrera que bloquea los elementos causantes de la hipersensibilidad dental, evitando que lleguen al nervio. Es recomendable que consultes a tu médico antes de adquirir una pasta como esta, ya que el tipo de sensibilidad que tengas puede requerir de un ingrediente específico.

 

Pasta anti-sarro: ayuda a prevenir y retardar la acumulación de sarro. Si notas una gran acumulación de sarro en tus dientes, corre y agenda una cita en Clínica Balut para que te realicemos tu limpieza dental.

 

Pasta protectora de encías: la gingivitis provoca inflamación y sangrado de las encías. Este tipo de pasta protege tus encías reduciendo las bacterias de la boca.

 

Pasta anti-caries: El flúor es un ingrediente que puede añadirse a cualquier pasta dental, ayuda a disminuir el riesgo de padecer caries y también remineraliza dientes afectados por el ácido.

 

Pasta aliento fresco: ¿mal aliento? prueba utilizando una de estas pastas, pero recuerda que será un remedio temporal, ya que si padeces halitosis deberás consultar a un especialista.

 

Pastas infantiles: ¡No podemos olvidarnos de los más pequeños! A los 2 años deben usar pastas libres de flúor o realizar el cepillado sin pasta ya que suelen tragarse lo que deberían escupir. De los 2 a los 6 años de edad deben utilizar pastas dentífricas con bajo contenido en flúor y los niños de entre 6 y 12 años deben utilizar una pasta con concentración de flúor entre 500-1000 ppm (partes por millón).

 

¿Estás utilizando la pasta dental correcta?

Si tienes dudas, visítanos para realizarte una evaluación e indicarte la pasta dental que es adecuada para ti. :)

¿Por qué debo usar hilo dental?

Tal vez pensabas que bastaba con cepillarte los dientes para tener una boca sana y un aliento fresco, pero la realidad es que debes dedicar un poco más de tiempo a tu limpieza bucodental.

Una clave para mantener una sonrisa y boca sanas es el uso del hilo dental, el cual ayuda a eliminar la placa acumulada entre los dientes, espacio al que un cepillo de dientes no puede llegar.

Al usar hilo dental ayudas a prevenir la gingivitis y el mal aliento (halitosis); complementa tu limpieza con un enjuague bucal, que ayudará a reducir la placa dental y mantener tus encías sanas.

 

¿Puedo usar hilo dental si tengo brackets?

 

Si tienes brackets puedes utilizar hilo dental especializado, diseñado especialmente para ortodoncia, con extremos rígidos que puedes pasar por debajo del alambre.

También existen cepillos dentales especiales para ortodoncia. Si tienes dudas sobre como realizar una correcta limpieza dental durante tu tratamiento de ortodoncia no dudes en preguntarnos ¡En Clínica Balut estamos para servirte!

Paladar para ortodoncia: limpieza en 3 sencillos pasos.

El retenedor o paladar para ortodoncia es indicado por el ortodoncista una vez terminado tu tratamiento, también te señalará si debes utilizarlo sobre los dientes superiores, inferiores o ambos y por cuánto tiempo deberás usarlo.

La mayoría de las personas (niños y adultos) deben usar retenedores durante un tiempo después de que se les haya quitado los aparatos. Otras personas los usan para cerrar los espacios entre los dientes, para resolver problemas del habla o médicos.

Es muy importante mantener el aparato limpio para evitar la formación de bacterias y sarro, el cual aparece al dejarlo seco y sin enjuagar.

A continuación te compartimos unos sencillos pasos para mantener tu paladar o prótesis dental limpio y en buen estado:

 

  • Enjuaga tu paladar para ortodoncia con agua limpia y tibia.
  • Coloca pasta de dental sobre un cepillo de dientes suave y prosigue a cepillar el paladar por dentro y por fuera.
  • Enjuaga el paladar con agua tibia y colócalo en un recipiente o en su estuche lleno de agua destilada para mantenerlo en remojo, si necesitas colocarlo de nuevo, sécalo suavemente con una toalla limpia.

 

Puedes realizar este procedimiento una vez a la semana para mantener tu aparato en excelentes condiciones, recuerda enjuagar tu retenedor siempre que te lo quites para comer.

Recuerda que en Clínica Balut estamos para atender todas tus dudas.