Salud dental: Los 9 mitos más comunes

Existen diversos problemas de salud general que se ven reflejados en la salud dental. Estos son consecuencia de la falta de cuidado regular y los malos hábitos dentales.

A continuación, te decimos cuáles con los 9 mitos de salud dental más comunes:

1. Las enfermedades dentales son poco comunes.

Las complicaciones dentales como la gingivitis y manchas en los dientes son provocados por no cepillarlos adecuadamente o no hacerlo con la frecuencia necesaria. Muchas personas no cepillan sus dientes después de comer fuera de casa porque no conocen la importancia de cargar un cepillo con ellos.

2. Los cepillos duros y los enjuagues fuertes limpian mejor.

Se puede obtener un cepillado eficaz con cepillos suaves o regulares y así evitar el desgaste que el cepillado de cerdas duras produce en los esmaltes. Los enjuagues bucales con mucho alcohol pueden producir sequedad de los tejidos orales al modificar la cantidad y calidad de la saliva.

3. El mal aliento es algo crónico.

La mayor parte de los casos de halitosis desaparecen al realizar una correcta higiene dental, cepillándose los dientes, encías y lengua después de cada comida, y complementándola con el uso de hilo dental. Durante tu tratamiento de ortodoncia, es crucial dominar la técnica para cepillar los dientes cuando usas brackets.

4. La alimentación no está relacionada con la salud bucodental.

Una correcta alimentación influye también en la salud dental. La fruta y la verdura contienen azúcares naturales así que un consumo en exceso puede provocar erosión dental. Es recomendable tomar leche y sus derivados después de las comidas y antes de cepillarte y beber té verde (sin azúcar), ya que es rico en flúor y antioxidantes.

Así mismo, no desayunar en forma debido a tu ritmo de vida podría estar dañando tus dientes.

5. Durante el embarazo no deberías ir al dentista.

El embarazo implica cambios orgánicos y de conducta que pueden repercutir en la cavidad bucal, provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Las mujeres embarazadas deben acudir al dentista cada trimestre de embarazo para verificar su salud dental.

6. Comer chicle después de las comidas sustituye al cepillado.

Después de comer se reduce la cantidad de saliva en la boca que actúa como freno a la acción destructora que llevan a cabo las bacterias orales sobre los dientes y masticar chicle favorece la secreción salival, por lo que ayudamos a restablecer el equilibrio ácido base bucal, es decir, la saliva frena el ataque ácido y por tanto protege frente a la caries.

Sin embargo, cepillarlos y usar hilo dental después de cada comida es necesario para realizar una limpieza completa, por lo que masticar chicle es una opción en casos excepcionales en los que no se pueda realizar un cepillado pero no sustituye a la limpieza profunda del cepillado.

7. Los deportistas tienen menos riesgos de padecer lesiones bucodentales.

Las lesiones dentales son más comunes en los deportistas y su salud bucodental afecta de manera directa en su forma física y rendimiento. Aunque en muchos casos los atletas utilicen proyectores bucales, las probabilidades de sufrir traumatismos dentales, el riesgo de dañar su salud dental como sufrir caries y el desgaste dental, entre otros, son mayores en este colectivo debido a la deshidratación, la ingesta de productos ricos en glucosa y a los momentos de tensión que favorecen el bruxismo.

8. Las limpiezas dentales estropean el esmalte.

La limpieza dental es la mejor manera de prevenir las enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis- y, como consecuencia, evitar la pérdida de dientes, ya que elimina el sarro y la placa dental presentes en los dientes.

9. Beber agua no es importante para la salud dental.

La generación de saliva tiene como objetivo cuidar los dientes y la boca de las bacterias. Es importante beber mucha agua para que las glándulas produzcan más saliva. Al dormir, la creación de saliva es menor, por ello es que se aconseja cepillarse los dientes por las noches antes de ir a la cama, ya que de esta manera, los restos de comida no se transformarán en caries.

 

Ahora ya lo sabes, haz caso a fuentes confiables y no creas todo lo que te dicen. ¡No querrás poner el riesgo tu salud dental!