Bebidas deportivas: ¿hacen daño a los dientes?

Las bebidas deportivas fueron creadas con la finalidad de reponer agua y electrolitos al cuerpo, sin embargo, muchas personas las consumen de manera habitual como si fuera agua de tiempo.

Las personas que se ejercitan suelen ingerirlas pues les brindan energía, rehidratan el cuerpo y le brindan las sales necesarias para recuperarse.

Sin embargo, suelen ser muy dulces y tener muchos ácidos. Algunas contienen ácido cítrico, un aditivo capaz de producir hipersensibilidad dental e incluso caries, según un estudio realizado en la Universidad de Nueva York.

 

Todos los ácidos atacan al esmalte, un tejido más duro que los huesos que recubre la corona de los dientes para protegerlos de las agresiones externas. Primero lo desmineralizan y cuando lo desgastan completamente, la capa que se encuentra debajo, la dentina, queda al descubierto.

Su alto nivel de acidez provoca erosión dental, lo cual conlleva a síntomas como sensibilidad y malestar.

 

Además de hidratos y sales minerales de las bebidas deportivas, contienen ácido cítrico, un aditivo que puede dañar el esmalte dental dejando la dentina en la superficie y provocando hipersensibilidad dental e incluso, puede favorecer el desarrollo de caries.

¿Sabías que son muchos los alimentos que contienen ácido cítrico, por ejemplo, los jugos? Sin embargo, su ingesta no conlleva ningún riesgo. Si la cantidad ingerida de este ácido es normal, la saliva neutraliza rápidamente esta acidez de forma natural. El problema se presenta cuando a este mecanismo le resulta imposible combatir la acidez provocada. Es cuando comienza a desgastarse el esmalte dental.

 

Si vas a consumir bebidas deportivas, procura esperar 20 minutos antes de cepillarlos para que su acidez no dañe tu esmalte, ya que el la pasta de dientes promedio tiene propiedades que potencian el efecto de los ácidos. Durante este tiempo, el esmalte dañado se recuperará gracias a la actuación de la saliva así que ahora ya lo sabes. 😉