Blanqueamiento dental y ortodoncia

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que logra reducir varios tonos al color original de las piezas dentales, dejándolos más brillantes y blancos.

 

Éste permite eliminar la mayoría de las manchas producidas por causas extrínsecas como el té, café, cigarro, vino tinto ente otras sustancias y alimentos.

 

¿Hacerme un blanqueamiento dental me dañará los dientes?

 Existen muchos mitos que no corresponden para nada con la realidad. Por ejemplo, se cree que blanquearte los dientes nos va a debilitar los dientes, esto es completamente falso, pues no invadimos capas naturales de los dientes, simplemente limpiamos las capas de encima de ellos.

Es uno de los tratamientos más demandados, pues todos queremos lucir dientes blancos y con apariencia sana, aparte de quitar las manchas, también nos va ayudar a recuperar el blanco natural que se va perdiendo con el tiempo.

En ocasiones, los productos blanqueadores que existen en el mercado no cuentan con garantías suficientes para asegurar la salud de los dientes y es por esto que se cree que hacernos un blanqueamiento dañará nuestra dentadura.

 

Sin embargo, está comprobado que blanquearte los dientes con un odontólogo que cumpla con la normatividad, no te causará ningún daño. El blanqueamiento dental es una reacción química, el gel actúa para aclarar el pigmento que oscurece los dientes, este proceso no es agresivo ni afecta la estructura de los dientes.

 

 

Si tengo dientes sensibles ¿puedo realizarme el tratamiento?

 No es recomendable, podría aumentar la hipersensibilidad y sería muy molesto para el paciente, en estos casos sí se recomienda probar primero con los productos que existen en el mercado ya que son de menos concentración.

 

¿Cuáles son los cuidados después del blanqueamiento dental?

 Evita el consumo de café, vino y sobre todo el cigarro, fresas o cualquier alimento o bebidas con colorantes. En caso de consumir alguno de estos alimentos o bebidas, deberás enjuagarte con agua y mantener una muy buena higiene bucal.

 

¿Cada cuánto tiempo me puedo hacer un blanqueamiento dental?

 El tratamiento debe durar mínimo un año, pero va a depender mucho de tus hábitos alimenticios, por eso se evitan alimentos o bebidas con colorantes. Se puede hacer un retoque después del año, y es muy importante checarlo con el doctor antes de realizarlo, no debes de abusar con este tratamiento.

 

Blanqueamiento dental y ortodoncia

No hay nada de qué preocuparse, por lo general un ortodoncista blanqueará los dientes después del tratamiento, dejando una apariencia bella y sana en tu sonrisa.

Te invitamos a que acudas a Clínica Balut para realizarte una cita de valoración y compartir contigo más información del blanqueamiento dental. Recuerda que estamos para guiarte en el camino hacia una óptima salud dental. :)

btn_agenda_consulta_clinica_balut_facebook_messenger_v3  btn_agenda_consulta_clinica_balut_whatsapp_v3  btn_agenda_consulta_clinica_balut_facebook_computadora_v3

Blanqueadores dentales caseros: ¡evítalos a toda costa!

Blanquear tu sonrisa es el toque perfecto para cerrar tu tratamiento de ortodoncia.

Como bien se sabe, existen diversos métodos caseros para hacerlo: desde utilizar cáscara de plátano o bicarbonato, hasta frotarlos con cenizas de tortilla.

En efecto, dejarán tus dientes con una apariencia menos amarillenta.

Sin embargo, estos blanqueadores dentales caseros no son seguros y pueden dañar tu esmalte dental de manera permanente, haciéndolos lucir incluso más amarillos de forma irreversible. Los pacientes con problemas de encías deben ser valorados previamente pues pueden desarrollar sensibilidad ya que tienen las raíces descubiertas.

 

Entre los blanqueadores dentales caseros más comunes se encuentran:

Bicarbonato: Puede ser eficaz eliminando manchas de la superficie de los dientes. Es tan abrasivo que hace que las manchas sean más notorias y aparezcan nuevas, eliminando el esmalte que protege nuestros dientes.

 

Limón con sal refinada: : La sal puede causar daño en las encías. El limón genera poros en la capa que protege nuestros dientes. La sensación de aspereza que queda después de tomar jugo de limón o morder un limón, se debe justamente a este efecto. Utilizar limones como blanqueadores dentales caseros conduce a la destrucción del esmalte.

 

Pulpa de fresa: Las moras como las fresas contienen ácidos que pueden remover eficazmente manchas superficiales de los dientes. Sin embargo, su colorante natural puede mancharlos.

 

Agua oxigenada: El mal uso del agua oxigenada provoca un cambio en la flora bacteriana bucal, lo que trae consecuencias desagradables, como cambios en la coloración de la lengua, colores negruzcos.

 

Es importantísimo blanquear tus dientes de forma segura y saludable. Por eso, en Clínica Balut utilizamos el método más moderno para blanqueamiento dental.

La luz compuesta generada es fría, lo que protege el tejido pulpar y evita la hipersensibilidad posterior al proceso.

 

Llámanos y cierra tu tratamiento de ortodoncia con broche de oro. 😉