Masticar chicle: ventajas y desventajas

Masticar chicle porque no nos dio tiempo de lavarnos los dientes: ¿Te suena familiar? Si bien es una solución eficaz en casos de emergencia, bien es sabido que no sustituye el cepillado dental. Descubierto por los mayas, el tzicli, mejor conocido como chicle, es una de las golosinas más demandadas en todo el mundo.

Cuenta la historia que en la segunda mitad del siglo XIX un norteamericano de nombre James Adams, luego de observar que el ex presidente mexicano Santa Anna mascaba pequeños trozos de chicle, tuvo la idea de lanzar al mercado norteamericano pedacitos de chicle con saborizantes y azúcar. El éxito fue inmediato.

No obstante, masticar chicle tiene sus ventajas y desventajas. Nosotros te las contamos:

 

VENTAJAS

 

 

Por otro lado, si se consume en exceso y sin la debida higiene post-consumo, las consecuencias podrían ser muy perjudiciales:

 

DESVENTAJAS

 

 

Los estudios indican que masticar chicle sin azúcar después de las comidas ayuda a prevenir la caries. Muchos de esos estudios son financiados por la industria del chicle, pero sus conclusiones tienen sentido: mascar estimula el flujo de saliva. El chicle en sí no hace milagros. Es la acción de mascar lo que en realidad favorece los dientes y las encías.

En conclusión, el chicle no es bueno ni malo, sólo debe consumirse con moderación y cepillar muy bien los dientes después de hacerlo. Recuérdalo siempre y contáctanos si tienes alguna duda. 😉