A los 20 años de edad el paciente presentaba dientes chuecos por apiñamiento severo. Su tratamiento de ortodoncia requirió tan sólo 12 meses sin extraer ningún diente.