Puede que hayas escuchado hablar al ortodoncista de esto pero ¿sabes en qué consiste un estudio de ortodoncia? Es importante que te informes de ello y sepas de qué manera influyen estos estudios a la hora de elegir el tratamiento.

Mucha gente opina que realizarse estudios de ortodoncia es muy costoso y es innecesario llevar tantos registros al ortodoncista antes de empezar el tratamiento.

Existen clínicas dentales comerciales en las que te piden estudios muy básicos para iniciar el tratamiento, por ejemplo: una radiografía panorámica. Pero es necesario que sepas en qué consiste un estudio de ortodoncia y porque es valioso hacerlo antes de empezar un proceso tan delicado.

Puedes darte cuenta de la calidad del servicio que te ofrecen desde que te piden los estudios de ortodoncia, pues conforme más investigue el ortodoncista sobre tu historial clínico y aspectos como tu estructura ósea, mejores serán los resultados después del tratamiento.

Por eso nos dimos a la tarea de preparar para ti un listado de los diferentes estudios de ortodoncia y en qué consisten y la función de cada uno para que el ortodoncista pueda evaluar el caso de cada  paciente:

  • Radiografía lateral de cráneo: Sirve para ver la discrepancia anteroposterior entre maxila y mandíbula, así como la dirección de crecimiento, la inclinación que tienen los incisivos y cómo repercute en el perfil del paciente.
  • Radiografía panorámica: Con la radiografía podemos ver el estado de las raíces, terceros molares (muelas del juicio), presencia de restauraciones y algunas patologías.
  • Fotografías extraorales: Sirve para evaluar las proporciones faciales del paciente, la sonrisa, qué tanto diente enseña al sonreír. Nos permite valorar el tipo de perfil (convexo, recto o cóncavo), así como protrusión labial.
  • Fotografías intraorales: Para evaluar el tipo de maloclusión, discrepancias entre líneas medias, tamaño, forma, color de dientes, así como el apiñamiento que tiene el paciente.
  • Modelos de estudio: Así medimos la discrepancia en el tamaño de los dientes y otro ángulo de apiñamiento en los dientes.
  • Tomografías: Ideales para evaluar tidimensionalmente el cráneo del paciente, relación de sus maxilares, discrepancias óseas, articulación temporomandibular, tamaño, forma y angulación de las raíces. Se observa la presencia de dientes supernumerarios o retenidos.
  • Tomografía 3D: Extraordinaria herramienta para que el ortodoncista pueda hacer un diagnóstico y plan de tratamiento adecuado.

Es recomendable hacer estudios antes y después del tratamiento, para evaluar a mayor escala los resultados y avances logrados.

Te invitamos a pensar en la ortodoncia no como un gasto, ¡sino como una inversión! Al final estarás restaurando tu salud bucal, tu confianza y calidad de vida. Es muy cómodo pensar que a todos nos sirven los  mismos brackets por igual, pero no es así.

En Clínica Balut nos enfocamos en lograr los mejores resultados en nuestros pacientes, por lo que pedimos estudios como radiografías de cráneo, fotografías extra e intraorales, modelos de estudio, tomografías, entre otras para poder sugerir el tratamiento adecuado.

¡Cuida de tus dientes y recuerda siempre sonreír! 🙂