Blog

Sensibilidad dental: Alimentos muy fríos o calientes pueden provocarla

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Ingerir alimentos muy fríos o muy calientes daña el esmalte dental, dejando el centro del nervio expuesto a estímulos que podrían provocarte dolor, molestias y sensibilidad dental.

Ésta es el dolor causado por el desgaste de la superficie dental o retracción del tejido gingival.

Esto ocurre cuando las encías se retraen y no cubren por completo el diente. La dentina tiene tubos diminutos (“túbulos”) que contienen los extremos de los nervios y están llenos de líquido. Beber o comer alimentos y bebidas calientes, frías o dulces puede provocar que este líquido se mueva.

 

¿Qué lo causa?

Existen diversos factores que pueden determinar si un paciente sufre de sensibilidad dental:

 

  • La raíz del diente no tiene una capa de esmalte como las coronas de los dientes, de allí el riesgo de hipersensibilidad cuando queda expuesta.
  •  El cepillado excesivo, el uso de una crema dental muy abrasiva también puede exponer la dentina y provocar sensibilidad dental.
  • Cuando los dientes son sensibles, el cepillado dental puede resultar ser muy doloroso y; si el cepillado es deficiente, entonces hay más riesgo de caries dental y la enfermedad de las encías
  • Apretar o rechinar los dientes (bruxismo) puede desgastar el esmalte, provocando sensibilidad dental severa.
  • Una encía retraída cerca del diente sensible, causada por una enfermedad en las encías, puede exponer la dentina del diente y causar sensibilidad. Cepillarse con demasiada fuerza o frecuencia también puede causar encías retraídas.

¿Cómo se puede evitar?

  • Usando pastas de dientes con un alto nivel de fluoruro hará los dientes menos sensibles y proporcionará protección adicional contra las caries.
  • Cepillando tus dientes con cuidado: si lo haces con mucha fuerza, los harás más vulnerables a la sensibilidad.
  • Ingiriendo una dieta baja en alimentos ácidos también ayuda a prevenir la sensibilidad dental.
01 dic